El Ciclo Estratégico del Cambio

870357_240-170

El cambio en el entorno Empresarial ha de ser visto como un proceso cíclico realimentado y no como un proceso lineal. Es un proceso iterativo que se va autoajustando periódicamente a partir del resultado de la iteración anterior.

El punto de partida es siempre el conocimiento exhaustivo de la situación actual del negocio, a todos los niveles: comercial, financiero, producto, recursos humanos, accionarial, etc. Sólo a partir de este conocimiento será posible diseñar un Plan Estratégico ambicioso a la vez que realista y será posible definir el camino que nos lleva a la ejecución de dicho Plan.

La Definición de un Plan Estratégico no debe ser nunca un ejercicio teórico. Para que pueda tener éxito ha de tener en cuenta la realidad de la Compañía y de su entorno. y, sobre todo, ha de contar con la complicidad del Empresario. Si éste no participa de su elaboración difícilmente lo va a interiorizar como algo por lo que va a valer la pena luchar en los próximos años.

El Plan conceptual es siempre importante: nos marca una guía. No obstante, el gran reto de cualquier Plan Estratégico aparece en la fase de Implantación. Un buen diseño de la implantación del Plan nos ayudará a conseguir una mejor ejecución, a medir los resultados y a adoptar las medidas correctivas que en cada momento puedan contribuir a mejorar la definición inicial. Es por ello que un buen seguimiento debe formar siempre parte de cualquier Plan de Implantación Estratégica que aspire a tener éxito.

acceso-proceso-ciclico_550-141

En ACCESO Corporate Partners tenemos esta visión cíclica de la Estrategia. Por eso atacamos el Proceso Estratégico como un proceso de colaboración profesional continuada con el Empresario y no como un ejercicio puntual que finaliza con la entrega de un documento que, además de no impulsar la acción, representa una visión estática y, por lo tanto, poco adecuada, de la empresa y su proyecto de desarrollo.