Capital Riesgo y Empresa. Un matrimonio de conveniencia